Pumas UNAM en la web de aficionados del Pumas UNAM.

la cantera

Crear artículo

Antes de crear un nuevo artículo, accede al buscador y comprueba que no tenemos el artículo que intentas crear. Si no existe créalo y si ya existe puedes editarlo para añadir la información que no tenemos. ¡Gracias!

Denuncia

Por favor indica el motivo por el que quieres denunciar el artículo

Por favor, copia y pega el párrafo/s que estás denunciando para localizar el texto dentro del artículo. Gracias.

la cantera

Enviar a un amigo

La Cantera

Si el Campus central de Ciudad Universitaria de la UNAM fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, el lugar donde se forman y forjan los jugadores de Pumas, también podría serlo. Y es que las instalaciones de La Cantera, constituyen un lugar único en el mundo, construidas en una zona donde el volcán Xitle hizo erupción en tres ocasiones, la primera de ellas registrada en el año 700 a.C.

 

Este espacio donde el Club Universidad Nacional entrena a sus futuros futbolistas profesionales, además de contar con las instalaciones idóneas para practicar este deporte con las exigencias del alto rendimiento, también se alberga una escuela preparatoria, microclimas, especies de flora y fauna endémicas (es decir, que sólo es posible encontrarlas en ese lugar) y hasta cuatro lagos con peces en su interior.

Curiosamente, las definiciones que el Diccionario de la Lengua Española tiene para la palabra "cantera" son totalmente precisas para este espacio, ya que realmente son un lugar utilizado para la extracción de material diverso y además constituyen un sitio para la formación e instrucción especial, en este caso de futbolistas.

 

ORIGEN DEL PROYECTO

El hombre que está al frente de este lugar, el Ingeniero Jorge A. Gutiérrez Estrada, Gerente de Mantenimiento y Servicios Generales de La Cantera, relató la manera en que se gestó este proyecto, al que, por cierto, le ha dedicado con orgullo y dedicación parte de su vida.

El Ingeniero Gutiérrez llegó a La Cantera en 1996, en plena obra de construcción que había iniciado dos años antes, pero este sitio no sería inaugurado formalmente hasta 1997. "Anteriormente a 1994, el Club había detectado que tenía la necesidad de tener unas canchas exclusivas para su uso, tanto de entrenamiento del Primer Equipo como de sus Fuerzas Básicas, porque usaba las canchas de entrenamiento de Ciudad Universitaria.

"Pero con los múltiples compromisos de la Dirección de Actividades[sic] Deportiva de la Universidad, a veces chocaban los horarios para poder realizar la labor que el Club tenía pensada para el desarrollo de sus Fuerzas Básicas. En aquel entonces el Dr. Sarukhán, entonces Rector de la Universidad, le asignó al Club un terreno pegado al Centro de Estudios Sismológicos para construir las dos canchas".

"Pero en ese tiempo se venció el comodato que la Universidad tenía con la Planta de Asfalto del Departamento del Distrito Federal para la explotación del terreno, propiedad de la Universidad Nacional. Se supo que estos terrenos eran codiciados por la colonia para crear una serie de condominios habitacionales de aspecto popular, entonces la Universidad dijo que no podía ceder más terreno del que ya se habían apropiado, y se invitó al Patronato de la Universidad, formado entonces por los Ingenieros Gilberto Borja, Raúl Borja, Guillermo Aguilar Álvarez, el Arquitecto Juan José Díaz Infante, entre otros personajes, para que conocieran el terreno".

"Se hizo una visita junto al Dr. Sarukhán y asistió el Arquitecto Juan José Díaz Infante, quien dijo 'éste es un paraíso' y les planteó los beneficios que resultarían de tener las instalaciones aquí adentro", explicó el Ingeniero Gutiérrez. De los 260 mil metros cuadrados utilizables dentro de La Cantera, el Patronato decidió que con 80 mil era suficiente para el proyecto, y de esta manera, el espacio restante fue destinado a la creación de una reserva ecológica, donde se sembraron más de 2 mil 500 árboles de diferentes especies, así como se colocaron en sus tres lagos peces herbívoros para mantener las aguas limpias de plagas; con el tiempo esta zona quedó a cargo de la Dirección de Investigación Científica de la UNAM".

 

INVENTARIO

La Cantera cuenta con dos canchas réplicas exactas del campo del Estadio Olímpico, es decir, mantienen el tamaño reglamentario por FIFA para jugar al futbol. Hay además, en primer edificio que aloja los vestidores de los equipos, tanto local como visitante, un vestíbulo de recepción y la clínica de atención médica y rehabilitación.

También, un segundo edificio que alberga las oficinas administrativas y de Fuerzas Básicas y recientemente se construyó otro inmueble, donde en un principio estaba una cancha de paddle tenis, y que ahora es el Gimnasio Renato Cessarini, totalmente equipado.

En otra zona de La Cantera está la caseta de vigilancia, la tienda de artículos deportivos de los Pumas, las oficinas de la Dirección de Comunicación del Club, y la Escuela Preparatoria, un caso excepcional en el balompié mexicano, la Academia de Platón: Mente sana en cuerpo sano.

"La Escuela Preparatoria tiene 5 años, tres aulas de estudio y un laboratorio que sirve para física, química y cómputo, se le da clases a los muchachos en edad de cursar este grado y que juegan con los Pumas, un proyecto promovido por el Ex Rector Dr. Octavio Rivero Serrano, para que nuestros jugadores terminen sus estudios básicos", mencionó Gutiérrez Estrada.

Asimismo existe otra cancha más pequeña para jugar Futbol 7, así como un arenero.

 

FUNCIONALIDAD ECOLÓGICA Y EL LAGO

Las instalaciones de La Cantera fueron desarrolladas pensando en la ecología, y para muestra, el calentamiento del agua en las instalaciones se hace a través de radiación solar.

Hay una cisterna que alberga 56 mil litros de agua, y a través de un equipo de bombeo que sube el líquido a una estructura de captación solar, donde durante dos horas mínimo en el día se hace recircular el agua por ese radiador para calentarla en temperaturas que llegan hasta los 46° C, y se conserva caliente hasta durante tres días.

El agua que se utiliza para regar las canchas de este espacio proviene de uno de los cuatro lagos que hay en el interior, y además después se recicla. "A través del cantil que circunda nuestras instalaciones por el lado de la calle Delfín Madrigal, hay filtraciones de agua que vienen desde el Ajusco y eso ha provocado que se hayan creado 4 lagos, uno que nosotros manejamos, que es el vaso regulador y tres más que se formaron del área ecológica.

"Con esa grandísima ventaja nosotros regamos nuestras canchas, pero al mismo tiempo reciclamos el agua, las canchas cuentan con un sistema de drenaje de lo más especializado, muy bien construido, que si nosotros tenemos un aguacero, la cancha nunca se encharca y se aprovecha el líquido", agregó el Ingeniero Gutiérrez.

 

UNA RETRIBUCIÓN A LA UNAM DE MI PARTE: DÍAZ INFANTE

El artífice de esta obra invaluable, única en su tipo, es el reconocido Arquitecto Juan José Díaz Infante, quien también fue miembro fundador del Club Universidad en 1954 y jugó con ellos en la Segunda División durante los años anteriores al ascenso de los Pumas al máximo circuito, que se dió para la Temporada 1962-1963.

"Aguilar Álvarez me llamó un día y me dijo, 'Nos dieron este hoyo con charcos', así fue la frase, yo estaba trabajando para la NASA y vi en aquello una potencialidad terrible, por toda la energía que tiene el Xitle".

"Llamé al Instituto Solar de Temixco y a Guillermo Trotti de SICSA que es the Sasakawa International Center for Space Architecture, una escuela anexa a la Escuela de Arquitectura de Houston que trabajaba en la NASA sus proyectos", relató Díaz Infante.

Tras observar el terreno y ver las condiciones especiales de éste, Díaz Infante y el Patronato de la UNAM echaron manos a la obra y pidieron ayuda a los egresados de la Universidad, sus amigos y ex compañeros.

"Varias empresas donaron material diverso para su construcción, yo doné el proyecto, no quise que llevara mi nombre, no la puedo juzgar como obra mía, es una obra que casi en su totalidad hicieron los universitarios, es algo que aparto mucho de mis obras de arquitectura porque es un cariño, es una entrega, un estado de ánimo, un remate de mi vida haberles hecho eso a los Pumas y a mi Universidad, entonces no tiene clasificación".

"Es algo que le di a la Nación, que le di a mi Universidad, porque yo por 200 pesos (de los viejos) al año fui arquitecto, algo que no se lo puedo pagar con nada", mencionó. Díaz Infante, quien más que arquitecto se define como un diseñador de espacios y sistemas, ha realizado entre sus innumerables obras los edificios de la Bolsa de Valores, el edificio de City Bank que se ubica en Reforma y Praga, además de la sede de este banco en Insurgentes. También contruyó la TAPO (Terminal de Autobuses), Bufete Industrial, Torre Diamante; y entre otros proyectos realizó las dos primeras casas de plástico de Mickey Mouse para Disneylandia.

Comenta el Arquitecto que entre su prolífica obra ha construido más de 30 edificios en las dos principales avenidas del país: Reforma e Insurgentes. Además, construyó en prácticamente toda la República Méxicana así como en Barcelona y en Argentina.

 

UN ESPACIO EXCEPCIONAL Y ETERNO

Quien mira con detenimiento los muros de cantil que rodean a La Cantera, podrá observar el rastro de las tres grandes erupciones que el Volcán Xitle dejó, se puede ver cómo las paredes se dividen en tres tonalidades del magma.

Según estudios de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, a través de su División de Ingeniería Civil y Geomática, la primer erupción del Xitle data del año 300 a. C., mientras que la última ocurrió aproximadamente en el 700 d. C. y dicho fenómeno natural terminó con las tribus Cuicuilcas, el asentamiento humano más antiguo en el Valle de México.

Quien ha entrado a La Cantera sabe del asombro que causa el pisar ese espacio por primera vez: un sitio lleno de energía, de tranquilidad, con un paisaje extraordinario que contiene en sí mismo parte de la infinita historia de la naturaleza.

Un lugar que forma y forja a futuros deportistas, que poco a poco sabrán lo que envuelve y significa ser parte de una institución como la UNAM, un semillero de talentos en todas las áreas, un termómetro social, un espacio estético excepcional y ahora eterno, diseñado por próceres de este país, que ha trascendido la historia y que es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

Página creada por moltissanti

Es probable que este artículo contenga material de la Wikipedia este material se usa de acuerdo a los términos de la licencia libre de documentación GNU